LIBRO BLANCO DE LA PROFESIÓN DOCENTE Y SU ENTORNO ESCOLAR

Jose Antonio Marina Wikipedia.jpg
José Antonio Marina

El conocido filósofo y catedrático de Instituto, José Antonio Marina, presenta al Ministerio de Educación su borrador del «Libro Blanco de la profesión docente y su entorno escolar». La comunidad educativa planteará sus sugerencias y el ministro elaborará en enero un texto definitivo, con el mayor consenso posible.

En el trabajo que Marina y su equipo han desarrollado desde finales de verano, hay una veintena de propuestas (resumen) para transformar el sistema educativo que seguro no van a dejar indiferente al sector. Marina quiere reconocer los importantes logros conseguidos por nuestro país a nivel educativo «escolarización universal hasta los 16 años, ampliación de la Educación Infantil e integración en muy poco tiempo de los inmigrantes», pero igualmente pone el foco sobre la «situación mediocre» de nuestro sistema en el panorama internacional y la «tasa de abandono escolar temprano insoportable». Por todo esto, Marina quiere, con sus propuestas, ayudar a «convertir la enseñanza en una profesión más cooperativa y colegiada» para mejorar los resultados de los estudiantes.

El nuevo sistema DEP

Una de las primeras propuestas que el libro blanco hace es la de reducir la interinidad de los profesores «a números estrictamente imprescindibles» y un proceso de selección y formación de los profesores más extenso y riguroso. En este apartado, Marina pide un modelo de formación articulado en varias etapas. La primera comprendería estudios de grado más un período de formación y habilitación profesional de tres años, al que «provisionalmente» se denominará Docentes En Prácticas (DEP).

La idea es que los graduados en Educación Infantil y Primaria, o cualquiera de las especialidades académicas para Secundaria, superen un examen de acceso al DEP. En esta suerte de MIR educativo realizarían un año de máster, que una vez aprobado, facilitaría el pase a los centros educativos para, bajo supervisión de un tutor, realizar prácticas remuneradas durante dos años. Superado el máster y las prácticas, se estaría preparado para entrar a formar parte del sistema educativo «mediante las pruebas de acceso que las Administraciones públicas determinen».

Evaluaciones periódicas

La evaluación periódica de los profesores es una de las partes que más recelo provoca en el sector, que considera que para eso existe ya el cuerpo de inspectores. Marina plantea evaluar a los profesores en base a su porfolio personal (formación reglada, conocimientos o proyectos que puedan tener relevancia en su competencia profesional), al progreso educativo del alumno o del centro, y a la «observación» del docente en el aula. También sugiere que los alumnos opinen sobre las clases que reciben y que se tenga en cuenta la relación del profesor con las familias o su participación en actividades del centro

Incentivos económicos y premios

Hay que atraer a los mejores a la enseñanza con una carrera profesional atractiva. Se plantea que un profesor pueda progresar académicamente pasando por niveles que irían desde profesor a catedrático, jefe de departamento, coordinador de área, tutor de profesores, inspector y profesor de Centros Superiores de Formación del profesorado. Si elige la gestión educativa, podría optar a ser director, inspector de gestión, formador de directores o inspectores, consejero técnico y profesor de gestión educativa en las Facultades de Educación. Para quienes quieran ser profesores a lo largo de toda su carrera, Marina pide incentivos en forma de honorarios relacionados con la excelencia (en base a la evaluación anteriormente expuesta), becas de formación o permisos sabáticos para ampliar estudios.

Nuevos perfiles docentes

Hay que buscar la integración en los centros educativos de otros especialistas que pueden ayudar a cumplir mejor los objetivos. Estos serían los educadores sociales (como actualmente hacen varias comunidades autónomas en centros de especial dificultad), bibliotecarios escolares (para impulsar programas de fomento de la lectura) y expertos en medios digitales aplicados a la escuela que ayuden a impartir nuevas tecnologías pero también a utilizarlas y a establecer redes sociales entre los diversos departamentos.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte va a proceder a la distribución de este borrador al conjunto de la comunidad educativa para que pueda conocer su contenido y realizar todas aquellas aportaciones que se consideren oportunas. A partir del próximo mes de enero, el ministro tiene la intención de proceder a su valoración, estudio y debate con todos los actores implicados con el objetivo de presentar un texto que cuente con el máximo consenso.

Anuncios

Un comentario sobre “LIBRO BLANCO DE LA PROFESIÓN DOCENTE Y SU ENTORNO ESCOLAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s